Volver a la revista flash
La aceituna de mesa constituye un alimento con un alto valor nutricional por su equilibrado contenido graso en el que predomina el ácido monoinsaturado oleico.


Su consumo aporta, además, ácidos grasos esenciales, fibra, vitaminas y minerales. Según el Monográfico elaborado por el Observatorio del Consumo y la Distribución Alimentaria del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, el 92 por ciento de los consumidores considera la aceituna de mesa, un producto saludable. Asimismo, la aceituna de mesa, constituye una parte esencial de la alimentación mediterránea, integrándose como un ingrediente más de nuestra gastronomía que la convierte en uno de los alimentos más populares de nuestro país. Además de enriquecer los platos a nivel gastronómico, es un alimento de gran valor nutricional.
Su grasa es muy saludable, ya que predominan los ácidos grasos insaturados y especialmente el ácido monoinsaturado oleico. Asimismo, la aceituna de mesa es muy digestiva ya que su relación lignina/celulosa es menor de 0,5, así se puede hablar de una fibra muy fácilmente digerible. Destaca también su contenido en minerales, en especial el calcio, el hierro, potasio, magnesio, fósforo y yodo. La aceituna de mesa está compuesta en su mayoría por agua y su aporte calórico está en torno a 150 calorías por 100 gramos.

El contenido de fibra de la aceituna de mesa se sitúa en torno a los 2,6 gramos por cada 100 gramos de porción comestible y de 1,73 g por cada 100 kcal, por lo que según la reglamentación sobre el etiquetado N° 1924/2006 del Parlamento Europeo y del Consejo del 20 de diciembre de 2006, puede considerarse Fuente de Fibra. La aceituna de mesa contribuye a cubrir las CDR (Cantidad Diaria Recomendada) de fibra, que son 30 gramos. En cuanto a la grasa, su proporción suele estar en torno al 20 por ciento. El ácido graso más abundante es el ácido oleico: 82 por ciento, seguido del palmítico: 13 por ciento, linoleico (Omega-6): 5 por ciento, esteárico: 3 por ciento, linolénico (Omega-3):l por ciento, y palmitoleico: 1 por ciento.

Se pueden observar oscilaciones en estos datos dependiendo de la madurez de la aceituna de mesa. Además, aporta hidratos de carbono y proteínas en pequeñas cantidades, en concreto 1 gramo y 0,8 gramos por cada 100 gramos, respectivamente.

Una cantidad de 25 g de aceitunas (7 aceitunas) aporta 0,28 g de sodio aproximadamente. En menor proporción contienen otros minerales como calcio, potasio, magnesio, hierro, fósforo y yodo. En cuanto a vitaminas, la aceituna de mesa aporta pequeñas cantidades de vitaminas del grupo B y liposolubles como la pro-vitamina A y la E, siendo estas dos últimas de acción antioxidante.

La recomendación diaria para un adulto sano es consumir unos 25 gramos de aceituna de mesa al día; es decir, 7 aceitunas aproximadamente. Esta cantidad podría disminuirse en caso de sobrepeso o hipertensión, o aumentarse en el caso de que los requerimientos energéticos y minerales sean más elevados como en el caso de los deportistas.

Más información en:
http://www.innatia.com/noticias-c-alimentacion-bebidas/a-aceituna-de-mesa-00063.html

Nuevos estudios confirman los múltiples beneficios que el consumo de aceite de oliva virgen proporciona a la salud.

El consumo de 25 gramos de aceite de oliva virgen al día (unas dos cucharadas) aporta un 50 por ciento de la cantidad de vitamina E recomendada para el hombre y un 62,5 por ciento para la mujer.

Esta es una de las principales
conclusiones de un estudio
dirigido por José Mataix
Verdú, Catedrático de
Fisiología de la
Universidad de
Granada, y que ha
contado con la
colaboración de
más de 30 especialistas
de todo el mundo.

Aparte de su aporte de vitamina E, el aceite de oliva virgen cuenta con numerosas propiedades beneficiosas para nuestro organismo. Resumiendo, entre sus valores nutricionales destacan los siguientes:

Aparato circulatorio
Ayuda a prevenir la arteriosclerosis y las afecciones cardiacas, principalmente el infarto de miocardio, angina de pecho y trombosis cerebral. Reduce el colesterol total y el colesterol LDL (malo), la presión arterial, la agregación plaquetaria y la coagulación sanguínea. En cambio, aumenta el colesterol HDL (bueno).

Anticancerígeno
Sobre todo frente al cáncer de mama aunque también protege frente a otros.

Aparato digestivo
Mejora el funcionamiento del estómago, hígado, páncreas e intestino. Resulta ser un remedio natural contra las úlceras; reduce la acidez gástrica y resulta ser un antiinflamatorio.

Sistema endocrino
Mejora las funciones metabólicas.

Sistema óseo
Estimula el crecimiento y favorece la absorción del calcio y la mineralización.  
Piel

Efecto protector y tónico de la epidermis.

Pediatría
Recomendado para la alimentación infantil por el tipo de grasas insaturadas que contiene.

Geriatría
Beneficioso para la tercera edad por sus propiedades antioxidantes. Evita las enfermedades neurodegenerativas como 75 el Alzheimer.

Aporte vitamínico
Rico en vitamina A (favorece las defensas del organismo), D (antirraquítica), E (antiesterilidad), F, K (antihemorrágica).

Frente a tantas ventajas, el aceite de oliva no presenta ningún inconveniente. Aunque tomado en grandes cantidades puede engordar, el doctor Mataix señala que no conoce "ningún efecto negativo" en el aceite de oliva.

Más información en:
http://www.aceitedeoliva.com/category/salud-y-aceite-de-oliva/

 

Los guisos de conejo resultan sabrosos y más cuando se elaboran con todo mimo. El conejo con olivas a la cerveza es una receta especial donde podrás disfrutar del sabor de un guiso muy sabroso.

Los ingredientes
1 conejo, 1/2 litro de cerveza, 2 zanahorias, 1 cebolla grande, 2 tallos de apio, 1 vaso de vino blanco seco, 1 ramita de tomillo, 2 hojitas de laurel, 100 gramos de aceitunas moradas o en su defecto negras, unos granos de pimienta blanca, pimienta negra molida, aceite de oliva y sal.

La preparación
Trocea el conejo, dispon los trozos de carne en una fuente y riega con el vino y la cerveza. Pela y trocea la cebolla, la zanahoria y el apio e incorpóralo en la fuente.

Añade también el tomillo, el laurel, la pimienta negra y los granos de pimienta blanca, sella la fuente con film transparente y deja marinar durante 1 hora como mínimo en la nevera. Pasado este tiempo, retira y escurre bien la carne

Calienta un poco de aceite de oliva en una sartén grande y dora los trozos de carne dándoles la vuelta para que se haga de forma uniforme, añade a la sartén las verduras del marinado previamente escurridas y rehoga todo el conjunto durante 8-10 minutos.

Ahora añade el líquido de la marinada, salpimenta todo el conjunto y deja cocer tapando la sartén unos 40 minutos. Agrega ahora las olivas y deja cocer unos tres minutos más y ya puedes retirar y preparar los platos de servicio, conejo y un poco de salsa acompañada de unas olivas.

Más recetas en nuestro blog:
www.aceitunasrellenasdeanchoa.com

Más información en:
www.directoalpaladar.com/tag/conejo